La forma de poder organizarte cuando usas pañales de tela es ir depositando los pañales en un cubo seco (sin remojo), puedes incluir una red para mayor comodidad pero no es imprescindible. Vas poniendo las piezas de los pañales desmontados y de ahí a la lavadora. Cuando el pañal sale muy sucio es recomendable aclararlo antes, si no no es necesario.

Cuando hay deposiciones sólidas la forma sencilla de eliminarlas es poniendo el pañal en el WC o en un cubo y darle con el chorro de la ducha, así el residuo se va por el water y el pañal se queda limpio para ponerlo en el cubo de los pañales.
Otra opción es usar forros. Es un fino papel o tejido que se pone entre el pañal y la piel del bebé. Están fabricados con fibras naturales y son 100% biodegradables, así que se pueden tirar al water junto con la caca. Si solo se ensucian de pipi se pueden lavar con el resto de los pañales hasta 2 o 3 lavados.                   

                   

A priori puede parecer que dan mucho trabajo pero  ya con un bebé pequeño en casa se ponen muchas más lavadoras que antes. Los pañales te “rellenarán” esas lavadoras, y el único trabajo que te darán será tenderlos y destenderlos, para esto ayudan mucho  unos tendederos circulares pequeños llenos de pincitas,  cunde mucho más tender aquí las piezas pequeñas, y ahorran mucho espacio. También pueden meterse en la secadora,  para los días de falta de tiempo o de lluvia.

Para que los pañales funcionen correctamente es muy importante que se laven del modo adecuado, teniendo en cuenta unos pequeños consejos la experiencia con los pañales te será totalmente satisfactoria.

Consejos de lavado:

-  Antes del primer uso es imprescindible lavar los pañales de tela 2 o 3 veces para eliminar completamente  las sustancias químicas del proceso de fabricación  y para que adquieran mayor capacidad de absorbencia,entre lavado y lavado deben dejarse secar.

-  No usar lejías ni detergentes con vinagre, blanqueantes, ácido cítrico, fosfatos o con enzimas. Esto es importante para que el pañal absorba correctamente y no cause malos olores.

-  Utilizar siempre  menos dosis de detergente de la recomendada por el fabricante (la mitad o menos), el exceso de detergente se queda adherido al pañal y se libera con el pipi pudiendo provocar irritaciones en el culito del bebé.

-  No usar suavizante, ni jabones  naturales o a base de aceite, pues impermeabilizan el pañal y pierde su capacidad de absorción.

-  Lavar siempre entre 30º y 60º para eliminar sustancias irritativas, hongos y bacterias, pero sin estropear el pañal.

-  No hace falta prelavarlos.

- No centrifugar a más de 1000 revoluciones por minuto para prolongar la vida de los cobertores.

- En caso de quedarse mancha, exponerlos a la luz directa del sol ayuda a hacerlas desaparecer.